Recolección temprana

Recolección temprana, de forma manual, durante los primeros días de su cosecha, con el fruto verde, antes de que empiece a madurar.
Su recogida se realiza antes de que el fruto sea afectado por las heladas, garantizando no perder calidad en su zumo y evitando que el fruto entre en contacto con el suelo, previniendo que aumente su grado de acidez.
El fruto ha de llevarse lo antes posible a la almazara, evitando la perdida de propiedades.

Maduración óptima

El fruto debe cogerse en su punto de maduración optimo, eligiendo los mejores olivos de la plantación, los de lugares con mayor altitud y de secano.
El fruto se lleva al molino lo antes posible, debiendo ser molido en el momento que entra a la almazara, sin ser almacenado, evitando así la perdida de propiedades.
Extracción de la primera prensada en frío, proceso que garantiza que se conserve todo el sabor y todos sus matices.
Al coger el fruto en su estado de maduración óptimo, este no ha empezado el proceso de oxidación y, por tanto, tiene más polifenoles (antioxidantes naturales), que son uno de los grandes motivos por los que el aceite de oliva virgen extra es la grasa de adicción más recomendada para la alimentación de todos los organismos.

0
    0
    Tu carrito
    Carrito vacíoVolver a la tienda
    Ir arriba